Y si tuviera la respuesta, ¿Cuál sería?

Es muy común escuchar un "No sé" como respuesta a una pregunta, en mi opinión, la respuesta está ahí, solo que, no queremos expresarla por alguna razón. 

 
 Mi mejor ejemplo es cuando alguien te pregunta ¿Por qué estás enojada o enojado?, sabemos por qué lo estamos pero preferimos decir "No sé". 
 
 En un proceso de coaching, o en un tu propio proceso de desarrollo personal, una vez que existe la pregunta, la respuesta más fácil es "No sé". 
 
 Decir "No sé" cuando el tema es sobre temas científicos, matemáticos, o de una profesión o rama que tu no sabes nada, es una respuesta que te permite aprender, entonces di lo que no sabes y ponte pronto a aprenderlo o averiguarlo, y habrás abonado una experiencia de aprendizaje más. 
 
 Pero en el caso que las preguntas tienen que ver contigo, con tus metas, con tu desarrollo personal y profesional, dime, ¿Quién más que tú tiene la respuesta? Cuando estés a punto de decir “No sé” a una pregunta que te permitirá ir más profundo en tu autoconocimiento, pregúntate: 
 
 Y si tuviera la respuesta ¿Cuál sería? 
 
 Eso que vino a tu mente, eso que pensaste y que quieres decir, es tu respuesta, recuerda que no existen malas respuestas, existen tus respuestas y esas son las correctas. Hacerle caso a nuestra intuición es algo que debemos hacer cada vez más. 
 
 Y si tuviera la respuesta ¿Cuál sería?.
 
Comparte tu respuesta, tu experiencia enriquece este artículo y aporta valor a otros.

Volver